¡HOLA!

En los contratos de alquiler, siempre se añade la cláusula de subida del IPC. ¿Pero sabemos cómo funciona y cuando pueden aplicarlo? Os damos algunos consejos para que no os engañen.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que solo puede actualizarse si se ha pasado entre arrendatario y arrendador. De no ser así, no se procederá a su actualización. Normalmente, en el contrato se establece una cláusula en la que la actualización de la renta se realiza a través del IPC, siempre indicando si es del índice nacional o autonómico.

En el caso de que en el contrato no se estableza un índice, la normativa considera que la actualización se realice con arrglo a la variación anual del Índice de Garantía de Competitividad. Se trata de un índice contemplado en la Ley 2/2015, de 30 de marzo, de desindexación de la economía española.

¿Qué es el IPC?

El Índice de Precios al Consumidor o Índice de Precios de Consumo es un índice económico en el que se valoran los precios de un predeterminado conjunto de bienes y servicios, que una cantidad de consumidores adquiere de manera regular, y la variación con respecto del precio de cada uno, respecto de una muestra anterior. Mide los cambios en el nivel de precios de una canasta de bienes y servicios de consumo adquiridos por los hogares. Se trata de un porcentaje que puede ser positivo (lo que indica un incremento de los precios) o negativo (que refleja una caída de los precios).

Cómo calcular el IPC

A través de la Web del Instituto Nacional de Estadística (INE) donde se puede renovar una renta concreta en un periodo determinado y también se puede obtener el tipo porcentual de variación del IPC en un periodo concreto, a aplicar a la renta que queremos actualizar.

Cuándo se actualiza la renta

La actualización podrá efectuarse en la fecha en que se cumpla cada año de vigencia del contrato.

En cuanto a la forma de notificar la subida del alquiler, debe ser por escrito (una carta con la subida del IPC) y debe expresar el porcentaje de alteración aplicado y acompañando, si el inquilino lo exigiera, la oportuna certificación del Instituto Nacional de Estadística. Si la variación del IPC fuera negativa, el inquilino podría solicitar al dueño la reducción de la renta.

El arrendatario podrá exigir el pago de la renta actualizada a partir del mes siguiente a la notificación por escrito al arrendatario.

¿Pueden cobrarnos lo atrasado?

El arrendador puede comunicar la actualización de renta del IPC acumulado que no realizó en cualquier momento, siendo exigible a partir del siguiente mes a la comunicación, pero desde Ático Jurídico consideran que no le es posible reclamar los atrasos, es decir exigir la diferencia entre la renta que se cobró y la que hubiese resultado de haberla actualizado.

¡Esperamos que os ayude!

Fuente: https://www.idealista.com/