Descubre cómo conseguir una buena calidad de conexión a Internet en tu segunda residencia sin pagar de más por el servicio.

Si tienes una segunda residencia y necesitas tener conexión a Internet te proporcionamos las claves para que sepas cómo conseguir las mejores condiciones y de este modo puedas cubrir tus necesidades sin necesidad de pagar de más por este tipo de servicios.

Contrata el mejor servicio de Internet para tus vacaciones 

Las necesidades de conexión a Internet en una segunda residencia raramente coinciden con los requisitos necesarios en una vivienda principal. Las operadoras son conscientes de este hecho y cada vez más tratan de diversificar su oferta, elaborando catálogos específicos para este tipo de alojamientos. Según el comparador de tarifas de Zona-internet-com hay varias opciones disponibles para tener conexión a Internet en una segunda residencia y en gran parte esto depende del tipo de cobertura disponible en la zona donde se encuentre ubicado el inmueble.

La mayor parte de zonas dentro de España ya cuenta con acceso a Internet de alta velocidad y se puede instalar fibra óptica económica gracias a las ofertas de muchas compañías lowcost pero en el caso de las viviendas vacacionales este tipo de servicio no sale rentable a menos que se le dé un uso semanal. Sin embargo, para evitar el pago mensual de un servicio que no va a ser tan utilizado lo más fácil es para cubrir necesidades básicas es utilizar Internet 4G o compartir datos móviles.

Las infraestructuras de telecomunicaciones se expanden a buen ritmo dentro de España pero siempre hay ciertas áreas alejadas del núcleo urbano que necesitan recurrir a soluciones específicas como contratar Internet rural. El satélite es otra forma de tener Internet rural y en este caso implica la instalación de una antena parabólica en la vivienda cuando no llegan las redes convencionales. En la web especializada Zona-internet-com puedes conocer cuáles son las compañías específicas que se dedican a este tipo de servicio.

Opciones para contratar Internet en una segunda residencia

Te contamos todo lo que debes tener en cuenta antes de decidirte a contratar un servicio de Internet de cualquier tipo para tu vivienda vacacional:

  • Hace una previsión de cuántos días al mes tienes pensado pasar en tu segunda residencia y cuál es el uso real que vas a hacer de Internet: número de dispositivos conectados, posibilidad de teletrabajo o uso esporádico de tu conexión a Internet. Una vez tengas esto claro podrás valorar o descartar diversas soluciones de conexión como la fibra óptica o compartir datos.
  • Contratar bonos de datos extra con la tarifa móvil actual y recurrir a la técnica del tethering para conectarse a Internet en vacaciones. De este modo no hace falta contratar un servicio específico y aunque la velocidad estará limitada se pueden cubrir las necesidades básicas conectando 1 o varios dispositivos al propio terminal, a modo de router WiFi como puedes ver aquí.
  • Recurrir a otra modalidad de Internet 4G a través de un router portátil con tarjeta SIM o dispositivo USB portátil para contar con Internet desde cualquier lugar. Utilizando esta opción no es necesaria la instalación y la calidad de conexión será mejor que al compartir datos desde el móvil.
  • Preguntar a tu compañía actual cuáles son las condiciones para tener el suplemento de Internet en una segunda residencia. Algunas operadoras ofrecen esta opción a sus clientes que ya son titulares de un contrato de Internet para su residencia habitual. Otras compañías crean tarifas específicas de fibra óptica para ser utilizada en determinados meses del año. Puedes conocer más en los contenidos de páginas especializadas en el mercado de telecomunicaciones como Zona-internet-com y su comparador.
  • Contactar con las empresas de Internet por satélite si la segunda residencia no cuenta con cobertura para la fibra ni red móvil y seguir los pasos para poder instalar la antena parabólica.